Industria Automotriz PANORAMA

CRISIS ENERGÉTICA POR AUGE DEL ELÉCTRICO

electric-charge-1024x752

13/06/2019. El ambicioso plan de Suecia para reducir drásticamente las emisiones, a través de subvenciones que aumentaron un 253% las ventas de vehículos eléctricos, está comenzando a afectar la capacidad eléctrica para las nuevas estaciones de carga en las principales ciudades del país…

El auge del eléctrico de Suecia pone bajo amenaza de crisis energética al país, una vez que las subvenciones del gobierno determinaron un crecimiento inusitado de los EV en los primeros cinco meses de 2019, que requirieron una demanda de electricidad, por ejemplo, en la capital Estocolmo y otras ciudades suecas, que está superando la capacidad en las redes locales.
El descontrolado auge de los eléctricos, fogoneado por ecologistas y otros estratos sociales, podría haber terminado antes de que realmente haya comenzado.
La demanda de electricidad más abrumadora se manifestó en la capital y otras ciudades, lo que obligó a implementar nuevas redes de carga, desviando la energía de otros proyectos, desde viviendas hasta líneas de metro, para conectarse.
Para alcanzar el objetivo del gobierno de convertirse en un país “carbono neutral” para el 2045, Suecia necesitaría agregar aproximadamente 2,5 millones de vehículos híbridos y eléctricos para el final de la próxima década, con el consecuente aumento de red de estaciones de carga, no solo en las ciudades, sino en periferias y lugares rurales, para viajes más largos, más la profesionalización de conductores de taxis y vehículos comerciales.


"Para que las personas den el paso y quieran comprar un auto eléctrico, no deben verse obligados a hacer largos rodeos para encontrar una estación de carga", opinó el jefe de la unidad sueca de Fortum Charge and Drive, Tobías Henmark, que opera la línea 740-rápido. "En este momento, hay una tendencia a cubrir la deficiencia aumentando el costo de la energía, pero eso haría imposible construir una infraestructura de carga mayor", vaticinó el ejecutivo.
Si bien Suecia exportaba más del 10% de su producción de electricidad el año pasado, su red envejecida está luchando para enviar la energía a donde más se necesita. La demanda en las principales ciudades ha crecido mucho más rápido de lo esperado. El proceso de construcción de nuevos ramales y conexiones puede demorar hasta diez años, lo que significa que no se espera que Estocolmo pueda incrementar significativamente el consumo de energía hasta 2030, según fuentes ciudadanas de la capital sueca.
Para que el aumento de los vehículos eléctricos sea manejable, a pesar de la falta de capacidad de potencia de carga para los mismos, los propietarios deberían recibir incentivos para no cobrar e incluso enviar la energía de sus autos a la red durante las horas pico de la mañana y la tarde. ”Si en el futuro hubiese suficientes autos conectados y dispuestos a compartir su energía con la red, más vehículos eléctricos reducirían el problema de capacidad en lugar de empeorarlo”, según la organización Power Circle.
Fuente: ANE.
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Últimas Noticias: