Especiales 24 HORAS DE LE MANS

A 65 AÑOS DE FROILAN, PECHITO NUNCA TAN CERCA DE LA GLORIA

D1lnM70WoAE7HWZ

13/06/2019. Pocas veces un piloto argentino estará tan cerca de vencer en “el acontecimiento deportivo más importante del mundo” como lo hará José María López el próximo fin de semana…

Las 24 Horas marcarán el cierre de la supertemporada 2018-2019 del WEC. Toyota ya es campeón, pero el campeonato de pilotos LMP1 tiene Alonso, Buemi, Nakajima (nº8), al tope con 160 puntos. A 31 aparecen López, Kobayashi y Conway (nº7), los únicos con posibilidades de sacarles el título. Para que así suceda, la tripulación del nº7 debe vencer (sumaría 38 unidades) y esperar a que la del N°8 acabe en el 8° lugar (sumando solo 6) o peor…

Primera victoria de Toyota en Le Mans. Fue en 2018 y luego de varias décadas de intentarlo sin éxito. Que Alonso integrara la tripulación vencedora, le "sacó más lustre" a la conquista...


José María López se apresta a participar por tercera vez de la mítica 24 Horas de Le Mans (87ª edición) competencia calificada por National Geographic como “el acontecimiento deportivo más grande del mundo”, donde intentará ser el segundo argentino en la historia en ganarla en forma absoluta después del memorable triunfo de José Froilan Gonzalez en 1954.
Una carrera que tuvo otros protagonistas argentinos que, sin embargo, no pudieron vencer, quizás por aquel tan enigmático dicho, atribuible más a lo fantástico que a lo real, de que “nadie le gana a Le Mans, es Le Mans la que elige a su ganador”.
“Fantasía” que nos hace poner más serios cuando recordamos que un año después de que Gonzalez y su Ferrari se impusieran en las 24 Horas, otro argentino, Juan Manuel Fangio, iba rumbo a tentar un resultado similar en la edición de 1955, cuando uno de los integrantes del equipo para el cual corría el argentino –Pierre Levegh-, fue protagonista del accidente más grande de la historia del automovilismo, estrellando su Mercedes contra las tribunas y provocando la muerte de 82 personas incluido el piloto. Hecho que provocó el retiro inmediato del equipo Mercedes en pleno, que dominaba la carrera con Fangio a la cabeza.
Las 24 Horas tampoco se rindieron ante Oscar Larrauri quien fue 2º en 1986 y hasta pudo haberlas ganado en 1990 cuando el Porsche 962C que conducía, junto a Pareja y Brun, rompió su motor mientras lideraba y a 15 minutos del final!
También lo intentó Carlos Reutemann, pero su protagonismo fue más efímero y su nombre solo aparece en los registros cuando se busca a los líderes “hora por hora” en la 10ª de la edición de 1973.
Mieres, Juanmanuelito Fangio, Marimón, De Tomaso, etc, también fueron coterráneos que intentaron la victoria absoluta y hubo bastantes más quienes la buscaron participando en divisiones menores, entre los que se destaca Luis Perez Companc como el más insistente, pero tampoco él pudo.
Es más, el propio López participará por tercera ocasión en las 24 Horas que se disputarán el próximo fin de semana y luego de haber igualado a quien, después de Gonzalez fue el más exitoso –Larrauri- con su segundo lugar en la edición del año pasado. Donde Pechito, junto a sus compañeros Kobayashi y Conway, aquilató sus condiciones luego de puntear por varias horas y donde la estrategia del equipo privilegió al otro Toyota TS050 oficial a cargo de Buemi-Nakajima-Alonso para ir por el triunfo después de decenas de años intentándolo infructuosamente.
Maniobra absolutamente entendible desde el punto de vista del marketing de la marca, que seguramente prefirió buscar la victoria por primera vez en Le Mans con una tripulación integrada por el reconocido y consagrado mundialmente Fernando Alonso, antes que hacerlo con un trío algo más ignoto que, al margen del triunfo, no le hubiese dado el brillo y la jerarquía que buscó Toyota cuando invitó al español a integrarse a sus filas. Es más, creemos que entre las cláusulas del contrato de Alonso con la marca japonesa debe de figurar una en la cual Toyota puntualiza la necesidad de que gane en Le Mans y que, seguramente, habrá tenido otro apartado para cerrar el “enroque” donde el español le pide exactamente lo mismo a Toyota!!!
Después de su intervención en las 24 Horas de 2018, el argentino integró la tripulación de Toyota vencedora en Mont Fuji y Shanghai, donde no solo se quitó la presión por la victoria ante semejante nivel de exigencia general, sino integrándose al trabajo en equipo con sus compañeros y dejando en claro, en todo momento, que sus aspiraciones aún no habían sido satisfechas.
Esta versión 2019 de López es la que llega ante una nueva cita con Le Mans que, como contrapartida, encuentra a uno de los principales “obstáculos” para sus aspiraciones que no está pasando por su mejor momento: Fernando Alonso mostró notoria frustración por no haber podido clasificarse para disputar las “500” de Indy, poco después destacó que su contrato con Toyota y Le Mans tenía fecha de vencimiento y no se conocen planes concretos para la continuidad de su campaña deportiva (inclusive no se descarta un retorno a F1!).
El crecimiento de Pechito en la estructura de Toyota, a través de la experiencia acumulada sobre un complejo auto de 1.000 CV en carreras donde el tráfico, la estrategia y la exigencia física son inigualables, lo encuentran en su mejor momento ante la nueva cita con los 13 kilómetros y pico de La Sarthe.
Pero el desafío también será mayor que en circunstancias anteriores. Si bien los Toyota TS050 se mantienen como los únicos vehículos híbridos en la clase mayor LMP1 y son dominadores absolutos, con todo lo que eso significa, sus rivales de clase han recibido beneficios sustanciales como para equiparar la diferencia de rendimiento, sin afectar su confiabilidad, autonomía, ni el rendimiento de sus neumáticos, con lo que esto representa en una prueba de 24 horas, que cobra dimensiones fenomenales que afectan sobremanera a todos los elementos de los autos, así como al físico y el intelecto de los pilotos e integrantes del equipo.
Y luego de todo esto está Le Mans, rumbo a su centenario (1923), que celebra su 87ª edición con la propuesta de siempre. Un día completo de carrera, bajo cualquier condición climática, con promedios que superan cómodamente los 200 km/h, recorriendo unos 5.500 kilómetros en condiciones ideales que significan, ni más ni menos, que casi una temporada completa de F1 o WRC, por eso Le Mans no tiene vencedores, tiene campeones, por eso las 24 Horas son tan grandes.
“Conducimos en muchos buenos circuitos alrededor del mundo cada temporada, pero nada se compara con Le Mans; solo allí se puede ver todo el potencial del TS050 Hybrid, por lo que es una experiencia fantástica”, corroboró López, que tiene todo lo que tiene que tener para ganarla, siempre y cuando Le Mans le haga un guiño, ¿tendrá "ganas" de hacerlo para celebrar el 65º aniversario de la victoria del genial “Cabezón”?...
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Últimas Noticias: