Industria Automotriz LANZAMIENTO

NUEVO A1, SOLO SPORTBACK, SIN DIÉSEL Y CON FIRMA ARGENTINA

Audi-A1-2019-1-1

21/06/2018. Audi renovó sensiblemente la segunda generación del pequeño de la marca, que llega solo en variante cinco puertas, sin motorizaciones diésel de momento y con el sello de Juan Manuel Díaz, diseñador argentino que lideró el proyecto. También se anunció la versión S1, con motor de 250 CV y tracción quattro…

Ocho años después del lanzamiento de la versión original, y con un bagaje de 830.000 unidades comercializadas, el pequeño de la marca se renueva por completo, con definiciones que son toda una declaración, como la presencia excluyente de la carrocería Sportback (lo que cancela la versión tres puertas), la ausencia de motorizaciones diésel –al menos, por el momento-, el adelanto de la versión S1 con motor 2.0 litros/ 250 CV y la firma del argentino Juan Manuel Díaz como responsable del proyecto, quien no vaciló en comunicarlo cuando el mismo tuvo luz verde:
@DiazJuanManuel “ Lo hacemos oficial nomás. Tuve el placer de liderar el proyecto y acompañar a cuatro diseñadores, uno con cada modelo en escala 1:1. Los cuatro modelos pasaron a la final, el Vorstand de Audi eligió el auto que ven en la foto y hoy se convirtió en una realidad industrial! Bienvenido”., comentó el diseñador argentino vía twitter, y no fue para menos…
El contraste de esta segunda generación, respecto a la variante original, es decididamente abismal.
Visiblemente influenciado por la ruptura propuesta por el Q2, el nuevo A1 Sportback, también luce muy moderno y con rasgos más agresivos, desde el frontal y hasta el sector trasero. Agresividad, si se quiere, más armónica a partir de un tamaño superior, que propuso 5,6 centímetros más de largo (ahora 4m03) y 3,4 centímetros de ancho, con una altura reducida en 1,3 centímetros.
Tal como en el Q2 y el nuevo Q8, la parrilla ahora es octogonal con lados desiguales. Está flanqueada por nuevos faros (el LED queda como opción) y una inédita firma lumínica diurna.
Las entradas de aire están sobredimensionadas, ya que las fotos que ilustran corresponden a la versión S-Line, más cerca del S1 que del A1 normal, un capó con nervaduras bien marcadas y con un detalle que se destaca, al igual que en el Q2, el nuevo A1 propone un pilar C más ancho y con mayor ángulo de inclinación.
El nuevo Audi solo se ofrecerá por el momento con tres niveles: Estándar, Advanced y S-line.
La zona trasera también es más imponente, con un paragolpes abultado, luces más anchas y estilizadas y en la parte inferior, un difusor de gran tamaño.
En el interior, hereda la pantalla central de los Audi A8, A7 Sportback, A6 y Q8. La misma es de 8,8”, aunque en forma opcional aparece otra de 10,25”. La instrumentación insiste con el Audi virtual cockpit, también de 10,25”, que viene de fábrica para todas las versiones. Y se agrega la función de navegación configurando el MMI Navegación Plus.
La habitabilidad del nuevo Audi A1, también se incrementó frente a su antecesor: hay espacio atrás para personas de 1m85, el baúl gana capacidad con 335 litros básicos (65 más que la generación anterior) y llega a 1.090 litros al abatir los respaldos de los asientos traseros.
La oferta mecánica también fue renovada, despidiéndose –al menos, por el momento- de los diésel, todos los motores serán TFSI: un tres cilindros de 1.0 litros, con dos niveles de potencia (95 y 116 CV, identificados como 25 TFSI y 30 TFSI), y dos tetracilíndricos, un 1.5 litros con 150 CV (35 TFSI) y un 2.0 litros de 200 CV (40 TFSI).
Todos podrán vincularse con una caja M6 o con la A7 S tronic de doble embrague y solo se aparta de esta conformación el motor 40 TFSI, que lo hará exclusivamente con un cambio A6 S tronic.
El nuevo Audi A1 Sportback amplía el catálogo de suspensiones a tres, añadiendo a las estándar y deportiva una inédita y todavía más extrema con amortiguadores regulables, buscando optimizar una dinámica ya de por si, muy satisfactoria. Mantiene el Audi drive select, para elegir entre cuatro programas la respuesta de algunos elementos mecánicos. Y agrega, una nueva dirección eléctromecánica de asistencia variable, junto con un eje trasero torsional con estabilizadora antibalanceo.
En materia de frenos es de destacar el paquete Performance, con discos ventilados delanteros de 312 milímetros de diámetro (los estándar son de 276 mm) y traseros de 272 milímetros (230 mm de serie).
Equipamiento que, seguramente, será de serie para el también anunciado S1 (se lanzaría en el tercer cuatrimestre de 2018) que, a las características de estos frenos le sumará, el motor 2.0 litros, también TFSI, de 250 CV y la tracción integral quattro característica de la marca.





...........................................................................................................................................

Últimas Noticias: