Industria Automotriz CANCELACIÓN

FORD DEJÓ DE FABRICAR LOS FOCUS SEDAN Y C-MAX

NAZ_5a698cd8ddf14ab2ad3471e27b77b116

09/05/2018. El último día de producción de los reconocidos modelos en la planta de Michigan fue el viernes pasado y no se realizó ninguna celebración oficial. Se trató de una salida de línea triste, sin noticieros de televisión, ni tampoco foto grupal final, a diferencia de otros productos que recientemente llegaron al final de su vida y fueron homenajeados por la misión cumplida...

El único antecedente para lo que se concretó el viernes pasado tuvo lugar a principios de este año, en una carta del gobierno al estado, donde se citaba que en un cierto tiempo habría un recorte de puestos de trabajo, con los consecuentes despidos, a medida que la fábrica de Michigan se reacondicionaría para recibir nuevos modelos.
Fue un final oscuro y sin grandes manifestaciones para dos productos que, en principio, estaban destinados a cambiar fundamentalmente el negocio estadounidense de Ford.
"Estamos creando una nueva Ford en Norteamérica sobre la base de autos y crossovers pequeños y eficientes, que establecerán nuevos estándares de calidad, economía de combustible, características de producto y refinamiento", había manifestado Mark Fields, entonces presidente de Ford América al anunciar planes en 2008.
Pero esa supuesta base ni siquiera duró una década.
Las ventas estadounidenses de Focus cayeron durante todos los años desde las 245.922 unidades máximas que se comercializaron en 2012, entregas que también continuan en baja, con un -3,7%, hasta ahora en 2018.
Las ventas de C-Max alcanzaron un máximo de 35.210 vehículos en 2013 y cayeron casi a la mitad (18,390 unidades) el año pasado, con las ventas 2018 desplomadas otro 29% hasta abril pasado.


Y si bien sigue habiendo entusiastas, sobre todo sostenidos por las versiones ST del Focus, tanto esta silueta, como la del C-Max, en el mercado actual, ya no son viables.
Las generaciones más recientes de Focus y C-Max nacieron por necesidad, fruto de un préstamo gubernamental crucial que ayudó a Ford a superar el colapso económico de 2008-09. A cambio de esos fondos, los gobernantes esperaban que Ford construyera una serie de autos ecológicos para ayudar a cumplir con las regulaciones de emisiones de la era Obama.
En ese sentido, este fue el único objetivo donde tuvieron cierto éxito.
Las versiones híbridas y plug-in híbridas básicas de cada modelo ayudaron a Ford a obtener más información sobre la electrificación, lo que permitió que la marca se convirtiera en el segundo mayor vendedor de híbridos en el país detrás de Toyota. Pero después de un par de “heridas autoinfligidas” (dos veces error en el consumo de combustible del C-Max) junto con problemas fuera de control (precios de combustible más bajos y la llegada de la nueva tendencia a favor de crossover, pick ups y SUV), los días de los modelos convencionales estaban contados.
Focus y C-Max, dos productos que una vez tuvieron grandes expectativas se han desvanecido silenciosamente en la historia de la marca. Y casi nadie lo notó. ................................................................................................................................................

Últimas Noticias: