En Foco VIDEO-HOMENAJE

CUANDO EL MINI SE HIZO COOPER

monte-c-mini-035

15/09/2017. El Mini Cooper ya estaba en lista de productos de BMC cuando se decidió participar con una versión “S” en el Rally de Montecarlo de 1964. Donde, en un auténtico “David vs.Goliath del automovilismo”, el pequeño auto creado por el genial Alec Issigonis comenzó a tener nombre, y apellido…

Más de medio siglo después, un todavía lozano Patrick “Paddy” Hopkirk (84) recuerda con orgullo mal disimulado aquel Montecarlo ’64, "Aunque el Mini era sólo un pequeño turismo familiar, técnicamente tenía muchas virtudes. Su tracción delantera y el motor transversal delantero eran una gran ventaja, y el hecho de que era más pequeño y los caminos eran bastante estrechos, nos daba un buen margen. Tuvimos mucha suerte, pero el Mini tenía sus razones, todo ocurrió en el momento adecuado cuando estábamos en el lugar adecuado”.
Las virtudes del Mini, sin embargo, no habían sido desarrolladas pensando en el rally.
Su ingeniosa disposición de elementos y forma compacta, fueron diseñados para proporcionar una solución práctica y accesible para el transporte urbano por ese gran creador e ingeniero que fue Sir Alec Issigonis.
Simplemente, sucedió que este diseño significaba que un auto basado en un motor de 34 CV podía demostrar, como lo hizo en 1964 y dos veces más en 1965 y ‘67, que era lo que se necesitaba para luchar contra rivales más poderosos.
La versión para competir en el rally fue, sin sorpresas, la variante Cooper “S”, originada por el mismísimo John Cooper –Campeón de la Copa de Constructores de F1 en 1959 y 60 y coronando nada menos que a Jack Babham en esos años- y preparada por el equipo de BMC (British Motor Corporation) que llevó la potencia del motor de 1.275 cm3 a 90 CV, pero manteniendo la misma estructura básica y atributos encontrados en el vehículo de calle.
Para conducirlo se eligió al especialista de Irlanda del Norte, Patrick “Paddy” Hopkirk, secundado por Henry Liddon, quienes fueron los encargados de sorprender no solo a los espectadores, sino a las ambiciones de sus rivales y lanzado a través de los pasos de montaña y sinuosas carreteras rurales, sobre sendas con hielo y nieve, el pequeño Mini Cooper “S” derrotó a una competencia con vehículos significativamente más potentes.
Ese 21 de enero de 1964, el Mini número 37 pasó a tener apellido Cooper de la mano de un éxito tan espectacular como sorprendente, avalando una propuesta técnico-deportiva que tuvo casi una década de vigencia.
Es cierto que el automovilismo ha cambiado drásticamente, por lo que los autos que producen menos de 100 CV y con tracción a las dos ruedas, hoy no podrían competir en el categoría mayor del WRC. Pero en esa era clásica de los ’60, todavía sacudida por los vaivenes de post-guerra, con las consecuentes explosiones sociales y los primeros pasos de la época moderna del auto, un vehículo basado en uno de los diseños más inteligentes de todos los tiempos, se convirtió en icono memorables de la historia del automóvil, no solo para la actividad deportiva internacional, sino un icono para Gran Bretaña.
El presente video realizado por la gente de Mini recrea, con una calidad y puesta en escena impecables, la epopeya que, sintéticamente, acabamos de relatarles; de cuando el genial Mini pasó a tener apellido propio, Cooper, momento a partir del cual fueron decididamente inseparables…





..........................................................................................................................................................

Últimas Noticias: