Deporte 37º RALLY DE ARGENTINA

RENOVÓ SUS VOTOS

DSC_4447 [1280x768]

01/05/2017. Una vez más, la fecha argentina, se convirtió en una gran fiesta en todo sentido. Según el informe oficial, casi un millón de personas siguió la carrera; hubo cerca de un 55% de ocupación hotelera en el epicentro de Carlos Paz (hasta esta edición, no se había superado el 25% de las 90.000 camas disponibles); el público cordobés redobló todavía más su apoyo (hasta con excesos, 15 autos y siete motos se incendiaron); el ritual de la carrera fue respetado “a puro Fernando y música cuartetera” (solo el sonido de los motores los detenía…a ambos). Y sumándose al gran clima que se vivía, la prueba se definió en el último especial (el Power Stage en el mítico El Cóndor-Copina) por apenas 7/10 a favor de Thierry Neuville sobre la revelación de la carrera, Elfyn Evans, que siempre fue líder hasta ese tramo crucial…

Impresionante cantidad de público asiste al paso de Elfyn Evans, revelación de la carrera junto con sus gomas D-Mack...

Podio con los tres primeros y sus navegantes, el presidente del ACA, Jorge Rosales (ab.izq) y el ministro Santos (ab.der)...

La nota inédita de la carrera, así quedó el Citroen C3 de Kris Meeke luego de su segundo vuelco en la prueba. Los mecánicos se acordaron de varios de sus parientes...

Toyota volvió a competir en Argentina con este Yaris que Latvala condujo hasta el quinto lugar...

La hermosa panorámica permite apreciar las sierras tapizadas de autos y público...

Pálido cuarto lugar de Ogier que, sin embargo, le permite mantenerse líder del torneo...

El humo de los asados nublaba el día casi tanto como la tierra en suspensión...

Según información oficial, 15 autos y siete motos fueron incendiados con premeditación. La autoridad competente prometió investigación y castigo...

Los cuatro días que conformaron el Rally de Argentina tuvieron una sorprendente cantidad de facetas que hicieron de esta 37ª edición del clásico una prueba inolvidable.
Entre estas, la performance del novel Elfyn Evans, sobre uno de los Ford Fiesta del M-Sport que montaba neumáticos D-Mack, a diferencia de la gran mayoría del parque de los WRC1 que son usuarios Michelin, fue el detalle distintivo desde el punto de vista deportivo. Esta característica, impulsada por un adinerado particular que le puso su propio nombre a dichas gomas (Dick Cormack), hizo que Evans se viera beneficiado con tratamiento exclusivo, lo que se dice, “neumáticos a la medida de las necesidades de un solo auto y una sola tripulación”. El británico fue dominador absoluto de la prueba, al punto que cuando terminó el primer día de competencia pura, lideraba por casi un minuto de ventaja sobre un grupo que se arracimaba en pocos segundos apenas, integrado por Ostberg (Fiesta), Latvala (Toyota Yaris),Tanak (Fiesta) y Ogier (Fiesta).
Solo faltó a la cita, el velocísimo pero irregular Kris Meeke (Citroen) víctima del que sería, el primero de sus dos vuelcos en este rally (¿¡!?)…
Este sorpresivo trámite de carrera, le puso calor a una prueba que fue la de menor asistencia de pilotos internacionales del año (21), aunque la expectativa por los nuevos autos de WRC que debutan esta temporada y orillan los 400 CV y el complemento de vehículos de la actividad local, le permitió un lucimiento mayor que el esperado.
Quizás haya sido por los autos nuevos, o porque las cuatro competencias previas del mundial habían tenido como ganadores a cuatro pilotos y marcas diferentes, o porque se trataba de un fin de semana largo que incluía este 1º de mayo, o porque el clima que reinó durante todos los días del rally fue impecable (entre 5 y hasta 27ºC a pleno sol), lo cierto es que, el apoyo del público superó todas las expectativas.
Según fuentes oficiales “más de 900.000 personas” asistieron durante los cuatro días del rally, que llegaron, no solo de provincias aledañas, sino desde países limítrofes y no tanto, como Paraguay, Uruguay, Chile, Bolivia y hasta México.
La prueba contó con apoyo de la Secretaría de Turismo de Córdoba y del Ministerio de Turismo de la Nación (el ministro Santos visitó el Parque de Asistencia el día sábado) y la capacidad hotelera de la dinámica Villa Carlos Paz alcanzó niveles de ocupación nunca vistos para esta cita anual del WRC en nuestro país, con casi un 55% cubierto que se despegó notablemente del 25%-promedio que habían tenido las mejores ediciones anteriores.
Este incremento pudimos palparlo cuando llegamos para la largada del mítico tramo El Cóndor-Copina y la columna de autos estacionados sobre la ruta de las Altas Cumbres, tenía entre tres y cuatro kilómetros de largo (en nuestro caso, una clara referencia, ya que es uno de los lugares que más visitamos en todas las ediciones que presenciamos).
Este aumento no estuvo exento de inconvenientes, agudizados por los mayores controles por razones de seguridad (no debe olvidarse que el Rally supo tener “tarjeta amarilla” por parte de la FIA, a raíz del accidente de Hayden Paddon en 2015).
Así fue como al tradicional desborde del público en ciertos lugares, contenidos a duras penas por las autoridades, se le sumaron desmanes que, según informaron varias fuentes calificadas, incluyeron el incendio premeditado de más de una docena de autos y siete motos en dos focos principales, tema que prometió ser analizado, investigado y castigado “con todo rigor” por la autoridad provincial.
Acompañamos la competencia en siete de los 18 especiales que tuvo la competencia, desde el irrelevante Super Especial de la ciudad de Córdoba, hasta El Cóndor-Copina, pasando por Santa Rosa-San Agustín, Amboy-Santa Mónica, Tanti-Villa Bustos, Boca del Arroyo-Bajo del Pungo y Los Gigantes-Cantera del Cóndor y, en todos los casos, la exigencia en cuanto al nivel de la prueba siempre fue de máximo nivel (salvo escasas excepciones, los tiempos de 2016 se bajaron entre 15 y 25 segundos).
Bajo esa premisa se asistió a una de las mayores batallas que se conozcan entre dos contendientes que fallaron muy poco: Evans y Neuville. Cuando el terreno favoreció a las Michelin, el recorte del belga del Hyundai fue ostensible (favorecido por la D-Mack trasera izquierda del Fiesta de Evans pinchada en la segunda etapa), llegando separados por 6/10 al Power Stage El Cóndor-Copina, último tramo especial de la prueba con el tentador premio de cinco puntos para quien venciera allí.
Neuville fue el más veloz en el parcial y le arrebató la victoria al galés por apenas 7/10, producto de un leve golpe a la entrada de uno de los puentes colgantes característicos del tramo que, según los más duchos, le hizo perder a Evans un segundo que resultó clave.
Se trató de la menor diferencia entre primero y segundo en la historia del Rally de Argentina y la tercera más cerrada en la categoría, luego de Jordania 2011 (2/10 entre Ogier y Latvala) y Nueva Zelanda 2007 (3/10 entre Gronholm y Loeb).
Un gran rally como el que vivimos en Córdoba, no merecía otra definición que no fuera como esta…
Fotos: Juan Biaggini, Miguel Tillous y ROD.

Gran trabajo de Ott Tanak, aquí acelerando a pleno a la salida de un especial. Protagonizó en todo momento y fue tercero a 30 segundos...

Grupo de seguidores cordobeses de V8 y su otro amor, Instituto...

Estalla la euforia entre los integrantes del equipo Hyundai, que esperaban ansiosos el desenlace...

Comienza el principio de la definición. El Fiesta de Evans con su goma trasera derecha pinchada concede valiosos segundos a Neuville...

Increíble cantidad de vehículos estacionados a la entrada de El Cóndor. Nunca vimos tantos...

Junto a Stéphane Lefebvre, quien se alterna con Breen secundando a Meeke en Citroen. Es seguidor en twitter de @v8delgado...

Otra de las hermosas panorámicas de la serranía cordobesa "a puro rally"...

El vencedor fiel a su estilo. Su recuperación fue espectacular...

Juan Biaggini, Miguel Tillous y ROD (de izq. a der.), "el equipo V8" en el Rally de Argentina...
...........................................................................................................................

Últimas Noticias: